Cómo se clasifican los restos de obra

septiembre 8, 2016

Una de las primeras comprobaciones que debes realizar antes de contratar contenedores de escombros en Valencia es asegurarte de que vas a trabajar con una empresa debidamente autorizada para la gestión de residuos de la construcción y la demolición (RCD), una definición muy amplia pues según la normativa que regula la actividad se entiende por RCD “cualquier producto de desecho procedente de una obra o una demolición”.


Esta misma legislación clasifica los restos procedentes de obra en tres grandes grupos atendiendo a las características de su composición: Residuos peligrosos, residuos no peligrosos y residuos inertes. Los restos peligrosos engloban a  los materiales que, de permanecer a la intemperie, representan un riesgo de contaminación, ya sea del aire o del agua y cuya presencia puede ser perjudicial para la salud de las personas. Dentro de este grupo hablamos de combustibles, aceites lubricantes, refrigerantes… Todos ellos requieren un tratamiento especial que evite la contaminación.

El grupo de residuos no peligrosos a aquellos cuyo almacenamiento no representa ningún riesgo de contaminación ni para la salud de las personas. Habitualmente pueden ser reciclados en plantas especializadas. Hablamos de estructuras metálicas, maderas, vidrios, cartón… Estos residuos, junto con los inertes son los que suelen echarse en los contenedores de escombros en Valencia.

El último grupo de RCD lo forman restos de ladrillo, de hormigón, baldosas… materiales que tampoco suponen ningún riesgo de contaminación pero que por tratarse de materiales pétreos, su proceso de reciclaje es más complejo.

Desde hace más de 15 años, en Contenedores Valcon contamos con todas las autorizaciones que la ley exige.